Purificar el hígado

Cómo purificar el hígado

El hígado garantiza las funciones vitales filtrando toxinas y residuos producidos por nuestro organismo o procedentes del exterior. Cuando se encuentra muy solicitado, este órgano puede llegar a obstruirse. He aquí algunos consejos a seguir para purificar su hígado y mantenerlo sano.

A menudo subestimado, el hígado es uno de los órganos clave de nuestro cuerpo. Es el responsable de filtrar y transformar las sustancias nocivas presentes en nuestra sangre – alcohol, tabaco, medicamentos, toxinas, residuos resultado de la digestión y de la fermentación, etc. –, que, acto seguido, serán eliminados por los riñones o intestino.

Más allá de estas funciones de transformación, el hígado también desempeña un papel importante en la producción de la bilis, que nos ayuda a mejor digerir y en el equilibrio de nuestro metabolismo. También asegura, entre otras cosas, la producción de colesterol en nuestro organismo, la intervención en la síntesis de proteínas y el almacenamiento de vitaminas y minerales.

El hígado es uno de los órganos más pesados de nuestro cuerpo: pesa alrededor de 1,5 kilos.

Cada minuto, aproximadamente, 1,4 litros de sangre procedente de nuestra circulación o de nuestros intestinos pasan a través de nuestro hígado.

Signos y consecuencias de un hígado obstruido

Como podemos apreciar, el hígado es un órgano esencial en muchos sentidos, de ahí la importancia de cuidarlo. En algunos casos, sin embargo, nuestro hígado puede estar obstruido. Sobrecargado de trabajo, debido al exceso, no logra realizar sus numerosas funciones de manera óptima. Comidas demasiado copiosas, tabaquismo, consumo de alcohol, dietas desequilibras, obesidad y diabetes pueden debilitar nuestro hígado.

Una digestión lenta y difícil , pesadez estomacal, dolores epigástricos, náuseas, hinchazón , aversión hacia alimentos muy grasos y tez amarillenta son signos de un hígado estresado.

A largo plazo, esto puede conducir a problemas más serios.

Preservar y purificar el hígado, un paso esencial

Para preservar y purificar su hígado, es aconsejable adoptar un estilo de vida saludable. Al hígado no le gusta los excesos y sus principales enemigos son el alcohol, los excesos de azúcares rápidos, la carne, la grasa y ciertos medicamentos.

Contrariamente, su hígado apreciará la ingesta de fruta y verdura fresca, especialmente la naranja, el limón, la alcachofa, el diente de león, el berro y la endivia. Sentirse relajado y descansado promueve igualmente un hígado sano.

Purificar el hígado gracias a la acción de las plantas

A veces también es necesario tomarse el tiempo de purificar su hígado, para desintoxicarlo.

Ciertas plantas contribuyen a mantener el hígado sano:

   la alcachofa estimula la producción de bilis ;

  •    el diente de león desintoxica
  •    el cardo mariano lo revitaliza
  •    el melón lo protege

Estas plantas son conocidas desde la antigüedad por su eficacia y sus beneficios en la función hepática.

La desintoxicación del hígado puede llevarse a cabo a través de un tratamiento regular de 20 días, por ejemplo, durante el cambio de estación, o durante unos días tras una comida copiosa.

¡Comparte!

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest